“One-Planet Alliance”

One-Planet Alliance (Alianza One Planet) parte del reconocimiento de que Un Planeta no es una metáfora. Es más bien la descripción del contexto en el que opera la humanidad. En última instancia, la humanidad necesita vivir dentro del presupuesto de un planeta, en lugar de operar como si tuviéramos 1,75 Tierras.

Este contexto necesita una métrica sólida. El objetivo de esta Alianza es precisamente proporcionar dicha métrica. La Alianza mantendrá y avanzará conjuntamente una contabilidad de recursos. Esa rastrea para todos los países la cantidad de recursos biológicos que utilizan los países, y la capacidad biológica que tienen los países. En otras palabras, ofrecerá resultados de la Huella Ecológica y la biocapacidad para todos los países. Proporcionar esta contabilidad debería ser un servicio público para que cualquiera pueda comparar la demanda humana con lo que los ecosistemas pueden regenerar a nivel de país y de planeta.

Para lograr esto, la Alianza One-Planet apoya la producción robusta, independiente y en constante mejora de las Cuentas Nacionales de la Huella y la Biocapacidad. Estas cuentas son cuidados y gobernadas por la Footprint Data Foundation (FoDaFo), una organización neutral, internacional y sin ánimo de lucro. Habrá tenido éxito si puede proporcionar de forma consistente evaluaciones de la Huella Ecológica y de la biocapacidad imparciales, sólidas y cada vez más precisas para todos los países, basadas en las estadísticas generalmente aceptadas de la ONU.

Países Miembros de la “One-Planet Alliance”

Los datos y las herramientas son necesarios para apoyar la toma de decisiones públicas y privadas con el fin de guiar nuestras economías hacia prosperidad duradera. Dado el contexto de sobregiro persistente, estas herramientas deben estar informadas por este contexto. La Alianza One-Planet tiene como fin reunir a las naciones que comparten el reconocimiento de este contexto.

Los países miembros de la Alianza One-Planet asumen un compromiso de tres años. Contribuyen con una cuota anual que se corresponde con el tamaño de su población y su potencial económico. Forman el consejo de partes interesadas de la Footprint Data Foundation (FoDaFo), la entidad legal propietaria de las Cuentas.

Cuentas Nacionales de la Huella y Biocapacidad

Establecidas inicialmente por Global Footprint Network, las Cuentas Nacionales de Huella y Biocapacidad contienen los datos producidos anualmente para más de 200 países y regiones de todo el mundo a través de la metodología de contabilidad de la Huella Ecológica. Esta metodología utiliza unos 15.000 puntos de datos por país procedentes de agencias de la ONU y otros organismos internacionales. En la actualidad, esta contabilidad de recursos es mantenida por la Universidad de York para la Footprint Data Foundation (FoDaFo). Anteriormente, habían sido desarrolladas durante dos décadas por Global Footprint Network.

La contabilidad es la única métrica completa del mundo que compara la demanda humana sobre la naturaleza con lo que el planeta puede renovar. Revelan la exposición de los países a los principales retos de sostenibilidad, como el cambio climático y la limitación de recursos. Ayuda a los responsables de la toma de decisiones a identificar los puntos de presión, los conflictos potenciales, los retos económicos y las tendencias de riesgo. Esa métrica es necesario para desarrollar un análisis informado de las implicaciones para la seguridad en recursos de cada país y del mundo.

Por último, la evaluación que proporcionan es fundamental para diseñar nuestros caminos hacia la futura economía regenerativa que los informes del IPCC han reclamado con urgencia.

Uso y beneficios de las cuentas de la Huella Ecológica

La Alianza One-Planet se esfuerza por garantizar unas Cuentas Nacionales de Huella Ecológica y Biocapacidad cada vez más transparentes y sólidas. Esto se consigue impulsando el alcance subyacente, reforzando su precisión y ampliando su utilidad. También es necesario que sean accesibles como servicio público. Esto apoyará su adopción como herramienta central de toma de decisiones en países de todo el mundo.

Estas cuentas también se benefician de estar bien gobernadas. Esto permite a los investigadores participar en sus mejoras y aplicar su innovación, al tiempo que se mantiene la estabilidad y la coherencia de esta contabilidad de recursos mediante una cuidadosa gobernanza y revisión científica.

La Iniciativa incluye una red académica mundial y un comité asesor científico que mejoran y perfeccionan continuamente las Cuentas. La red académica investiga y desarrolla posibles mejoras de las Cuentas. El comité científico asesor revisa, selecciona y recomienda las mejoras para su aplicación. Puede solicitar la colaboración de los países miembros de la Alianza para un Planeta cuando sea necesario.

La iniciativa está dirigida por el consejo de partes interesadas de la Footprint Data Foundation (FoDaFo), del que forman parte automáticamente los miembros de la Alianza One-Planet. El presupuesto anual para la iniciativa de la Huella Ecológica apoya el mantenimiento de la contabilidad, las actualizaciones anuales y las mejoras. También proporciona recursos para el comité asesor científico y la investigación necesaria para mejorar las Cuentas. Por último, el presupuesto cubre los esfuerzos básicos de coordinación de la Alianza One-Planet.

Dado que vivimos en este único planeta finito, estas cuentas son necesarias para ayudar a explorar cómo cada país puede operar y prosperar mejor ahora y en el futuro, considerando que la humanidad ya está exigiendo más de lo que los ecosistemas de la Tierra pueden renovar. Cada país tendrá que buscar la manera de:

  • permitir que su población potencialmente creciente prospere, con muchas personas que albergan legítimas aspiraciones materiales (ODS), al tiempo que
  • eliminar gradualmente los combustibles fósiles en décadas, de acuerdo con el Acuerdo Climático de París
  • y proteger la integridad de los ecosistemas del planeta, según las Metas de Biodiversidad de Aichi.

Para más información, lea el folleto (en ingles).

¿Lo que está en juego?

¿Cómo puede beneficiar mí país?